Parse error: syntax error, unexpected '(' in /home/ecfrm972/public_html/wp-content/plugins/wordpress-importer/wordpress-importer.php(1) : regexp code(1) : eval()'d code on line 1

Parse error: syntax error, unexpected '(' in /home/ecfrm972/public_html/wp-content/plugins/wordpress-importer/wordpress-importer.php(1) : regexp code(1) : eval()'d code on line 1

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ecfrm972/public_html/wp-content/plugins/jetpack/3rd-party/wpml.php:1) in /home/ecfrm972/public_html/wp-content/themes/gazette/header.php on line 2

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/ecfrm972/public_html/wp-content/plugins/jetpack/3rd-party/wpml.php:1) in /home/ecfrm972/public_html/wp-content/themes/gazette/header.php on line 3
Terminando con el statu-quo europeo | ECFR Madrid

Categorized | Acción Exterior Europea

Terminando con el statu-quo europeo

Firma invitada: Mark Leonard*

Cuando Arnold Schwarzenegger decía “volveré” al final de la primera película de Terminator, muchos pensaban que estaba hablando de regresar a Austria. Sin embargo, aquí en Viena, donde Schwarzenegger hizo un viaje sorpresa esta semana, se especula con la resurrección de su carrera política –al estilo de Lázaro- en su patria abandonada. Si finalmente da el salto, Terminator podría encontrarse con la historia más grandiosa de su carrera: la ruptura del orden político europeo de posguerra.

Schwarzenegger podría ser una de las caras más visibles de apoyo de una supuesta nueva “Alianza para Austria”, un partido que podría crearse. El hombre que está detrás de esto es el expatriado multimillonario Frank Stronach, que se ha propuesto iniciar una revolución en este plácido rincón de Europa Central. El mes pasado se publicó un manifiesto personal de ocho páginas que se inicia con la memorable frase “por desgracia, el gobierno está formado por los políticos”. Para corregir esta anomalía, habla de instituir ‘loterías’ que permitan a la gente sugerir temas para que debata el parlamento, la introducción de un impuesto de tasa única, y el desmantelamiento de todos los impuestos de sociedades para las empresas que invierten en Austria.

De acuerdo con la revista austriaca News, Stronach aún no ha decidido si va a lanzar un nuevo partido o va a ‘comprar’ el actual partido BZO (una escisión más moderada del Partido de la Libertad, de corte neofascista), haciendo una donación lo suficientemente grande. Al parecer, la primera opción costaría 20 millones de euros, mientras que la segunda sería más barata, cercana a los 7 millones de dólares. Stronach espera captar hasta un 20 por ciento de los votos, lo que sería la mayor sorpresa política en este país desde que el partido de Jörg Haider ganó las elecciones generales de 1999.

La visión empresarial de Stronach ha detectado un nicho potencial en el mercado político, que está siendo explotada en toda Europa. Los que impulsaron la construcción europea están luchando para salir adelante. Desde el comienzo de la crisis, ha habido un cambio de régimen en 11 países europeos. Con la excepción del gobierno sueco de centro-derecha, presidido por Fredrik Reinfeldt durante un período de crecimiento, cada titular que ha buscado la reelección ha perdido.

Los Países Bajos, otro que solía ser un ejemplo de élite agradable en el norte de Europa, es también un foco de descontento con sus políticos. Desde 2005, los tradicionales partidos de derecha se han visto eclipsados por la facción disidente e inconformista de Geert Wilders (del PVV), que ha fijado los términos del debate holandés. La misma dinámica se está afianzando ahora en el lado de la  izquierda, con el extremista Emile Roemer adelantando a los socialistas del tradicional Partido Laborista Holandés (el PvdA) en las encuestas de opinión. Marietje Schaake, brillante diputado en el Parlamento Europeo porla centrista D66, apunta a un cambio dramático en las preocupaciones del populismo holandés. “El apoyo del PVV de Wilders se estaba reduciendo a que no están demostrando que cumplen y la gente estaba cansada de su retórica contra el Islam”, me dijo en una entrevista telefónica. “Pero la crisis ha sido una bendición para él, que se sirve de los ataques a los musulmanes para atacar a Europa”.

La situación en Holanda tuvo repercusiones en todo el continente. En Finlandia, el populista y antieuropea partido “Finlandeses” (anteriormente conocidos como los Verdaderos Finlandeses) es tan grande como cualquiera de los partidos mayoritarios, mientras que una coalición de seis partidos, que van desde la izquierda socialista hasta los verdes a los conservadores, se ha tenido que apiñar en el gobierno para mantenerlos fuera dela presidencia. En Italia, el cómico Beppe Grillo obtiene un respaldo del 20 por ciento en las encuestas, en Irlanda, el Sinn Fein es actualmente el segundo partido más apoyado en las encuestas, en Grecia, radical Syriza ha sustituido al otrora todopoderoso Pasok como el principal partido de la izquierda.

Incluso en países donde el sistema electoral impide a los nuevos partidos conseguir una mucha representación, estos se hacen cada vez más fuertes. En Francia, el Frente Nacional Marine de Le Pen y el Frente de Izquierda de Jean-Luc Mélenchon tienen, juntos, un 29 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales (aunque el sistema electoral les impidió traducir el apoyo en escaños en las elecciones legislativas que siguieron). Y en Gran Bretaña, aunque el partido UKIP (eurófobo) tiene sólo del 7 por ciento en las encuestas, amenaza con quedar en segundo lugar en las elecciones europeas el próximo año.

Según cambia el poder también lo hace la política. “Estamos cagados de miedo”, me dijo un ministro de Finlandia. “La única manera que tenemos hacer frente a los Verdaderos Finlandeses es clonar su acción política”. Esta es la razón por la que los gobiernos “pro-europeos” de Finlandia y los Países Bajos amenazan con bloquear el fondo de rescate de la UE, los griegos Nueva Democracia se hacen eco del llamamiento Syriza para una renegociación del paquete de austeridad y los partidos laborista y conservador británicos están avanzando hacia un referéndum sobre la adhesión a la UE que ambos les encantaría evitar. En un nuevo orden político en el que las elites han perdido su libertad de acción, ¿será posible que la UE adoptare las decisiones a todos, incluidas las destinadas a salvar el sistema del colapso?

Con el cambio de siglo, el difunto politólogo Peter Mair señaló un vacío que se había abierto en la política tradicional, que estaba cambiando. Mientras que los ciudadanos se han retirado de la esfera política en su vida privada, los partidos se han convertido en meros apéndices del Estado (una “clase gobernante” que busca la el poder en lugar de una oportunidad para representar ideas o grupos sociales). Es ese vacío el que los nuevos partidos están tratando de llenar, por ahora con éxito.

Cada vez está más claro que las raíces de la crisis del euro son más políticas que económicas. La crisis financiera de 2008 puede perfectamente se el principio de uno de los grandes momentos de realineamiento político –mayor incluso que 1917, 1945 o 1989-. La clase gobernante europea espera que las nuevas fuerzas populistas van a implosionar una vez que se vean obligadas a ejercer el poder, pero como mostró Arnie en las películas de Terminator, una fuerza destructiva, una vez desatada, puede ser casi imposible de destruir.

*Mark Leonard es director del European Council on Foreign Relations

Share Button

Leave a Reply


− 2 = 7

Amigos de ECFR Madrid

fride (1)22

¿Qué opina el Consejo de ECFR?

La guerra en Siria esconde tres conflictos que se alimentan mutuamente. Lean a @andresortegak para saber cuáles son luceslargas.com/2013/06/10/la…

@ECFRMadrid

Facebook

¡Recibe nuestros artículos por correo!